En este momento estás viendo Planos cinematográficos para mejorar tu lenguaje audiovisual

Planos cinematográficos para mejorar tu lenguaje audiovisual

0
(0)

El lenguaje cinematográfico ha trascendido al séptimo arte. El predominio de las imágenes en movimiento dentro de la comunicación visual ha hecho necesario que aprendamos a utilizar elementos que antes parecían pertenecer solo a las producciones de cine. Entre ellos, los planos cinematográficos.

¿Qué son los planos cinematográficos?

Se trata del encuadre que vamos a capturar con nuestra cámara al momento de rodar un proyecto audiovisual. En otras palabras, al posicionar la cámara en determinado sitio, nos aseguramos de que capture determinados elementos a cierta distancia. Eso es un plano cinematográfico. Para clasificar el tipo de plano, se suele usar la figura humana como punto de partida. Sin embargo, cabe aclarar que no se utiliza exclusivamente en personas.

Tipos de planos cinematográficos

Los diferentes tipos de encuadres responden a necesidades creativas específicas. Ten presente que el lenguaje cinematográfico se enfoca en comunicar mensajes y emociones a través de sus elementos visuales, más allá de solo pronunciar discursos textuales. En ese sentido, los planos cinematográficos comunican, a través de encuadres, acciones que adquieren su propio significado dentro de la historia.

A continuación, te presentamos 10 tipos de planos cinematográficos que te ayudarán a enriquecer tus proyectos audiovisuales:

1. Planos cinematográficos importantes: primer plano

Es el retrato del rostro. Por ende, agranda el detalle y quita la importancia del fondo. Es muy útil recurrir a encuadres verticales. Los horizontales son convenientes cuando al rostro lo acompañan gestos de las manos o si queremos jugar con el aire de la imagen.

2. Primer primerísimo plano

Se muestra solo una parte del rostro del personaje para resaltar un detalle específico. En este encuadre desaparece la parte superior de la cabeza del personaje y se extiende hasta la barbilla. Conlleva una carga emotiva y se pone toda la atención sobre el personaje.

3. Plano detalle o extreme close up

Es una toma cerrada de una parte de la cara o de un objeto en particular. Los detalles se agrandan al máximo y no hay referencia del entorno. Como su nombre indica, muestra un pequeño detalle que pasaría desapercibido a una distancia “normal”. Este tipo de planos cinematográficos nos ayuda a enfocar la atención de la audiencia en un solo punto o expresión.

4. Plano medio, un plano emocional

Muestra al personaje de la cintura a la cabeza y se puede usar, por ejemplo, cuando habla con intensidad y se expresa con las manos. La toma comienza a la altura de la cintura y llega hasta la cabeza, por lo que se le considera un plano de retrato. Este plano cinematográfico se enfoca en las emociones del personaje.

5. Plano americano o 3/4, un clásico de los planos cinematográficos

Aquí, el personaje aparece desde la cabeza hasta los muslos o las rodillas. Lo recomendable es hacer el corte de la toma debajo o encima de las rodillas. Este plano cinematográfico es una herencia de los westerns, en los que se usaba este encuadre para escenas donde el personaje mostraba su arma.


6. Plano entero

Se muestra completamente al personaje desde los pies hasta la cabeza, así como su entorno inmediato. Este plano también es útil para conocer al personaje, sus características físicas y los elementos de su alrededor.

7. Plano general

Encierra una vista panorámica que da mayor enfoque al paisaje. Ahí aparece el personaje, apenas distinguible. Lo que queremos capturar es el entorno en que se encuentra.

8. Gran plano general

Este es un plano cinematográfico con un encuadre aún más abierto que el anterior. Con mayor frecuencia, el objetivo será mostrar la inmensidad del entorno en que se encuentra nuestro personaje. También puede usarse para establecer una locación o paisaje.

9. Plano sobre hombros

La cámara se posiciona detrás de la espalda de la persona para apreciar lo que se ve por encima de su hombro. El encuadre permite observar parte de su rostro, así como el hombro. Por ende, nos crea la impresión de estar justo detrás del personaje y nos permite seguir sus acciones.

10. Punto de vista

De una forma parecida al plano sobre hombros, el punto de vista nos deja seguir las acciones del personaje. La diferencia es que, en lugar de mirar detrás de él, la cámara se convierte en sus ojos. Así pues, el encuadre se convierte en un recurso narrativo que nos deja ver cómo el personaje percibe el mundo a su alrededor.

Realizar un producto audiovisual va mucho más allá de encender la cámara y comenzar a grabar imágenes. Como hemos visto, los planos cinematográficos son útiles para resaltar diferentes elementos del entorno. Si los usamos correctamente, podremos comunicarnos con nuestra audiencia de forma más estética y crearemos un mayor impacto.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.