En este momento estás viendo <strong>Cartas de título y fin</strong>: aprovéchalas para tu contenido audiovisual

Cartas de título y fin: aprovéchalas para tu contenido audiovisual

0
(0)

Cuando nos disponemos a ver una película —ya sea en el cine, en casa o en alguna reunión—, los más probable es que ya sepamos algo sobre la trama. Quizá también sepamos quién es el director, el reparto principal e incluso detalles técnicos. ¿Pero qué pasa cuando no es así? Para eso tenemos las cartas de título y fin, que nos cuentan todo lo relativo a la realización de una producción audiovisual.

También se conocen como créditos iniciales y finales, secuencia de apertura y de salida, etcétera. Suelen incorporarse en la postproducción de video y pueden presentarse sin mayor pretensión. Además, pueden ayudarnos a sumergirnos en la narrativa. Todo depende del director o responsable del proyecto.

¿Qué son las cartas de título y fin?

Debemos empezar diciendo que, aunque surgieron con la cinematografía, las cartas de título y fin no son exclusivas del séptimo arte. Esta época, en donde predomina el contenido audiovisual, tales cartas pueden ayudarnos a sobresalir y posicionarnos.

Los créditos iniciales son el primer contacto de la audiencia con el producto audiovisual. Su función básica es decirnos quiénes forman parte de la realización y su objetivo de captar nuestra atención.

En cuanto a los créditos finales, se trata de la larga lista que suele aparecer al final de la obra. Ahí aparecen todas las personas, empresas o marcas que han tenido algo que ver en la producción, grabación o realización. Aquí el objetivo es reconocer y hacer constar su participación.

Una breve historia de las cartas de título y fin

Los proyectos audiovisuales nacieron a partir de la invención de los Lumière. Desde entonces, surgió la necesidad de dar a conocer a los involucrados en dichos proyectos. En 1897, Thomas Edison fue el primero en figurar en un crédito inicial. En su película Pelea de almohadas, acomodó frente al lente un letrero que decía que los derechos de autor le pertenecían a él.

A partir de ese momento, han surgido y evolucionado diferentes tendencias artísticas y de animación. Gracias a ellas, las cartas de título y fin se han convertido en una forma de expresión con identidad propia. Pueden ser piezas artísticas independientes que complementen la historia que deseamos contar.

Cómo pueden presentarse en una obra audiovisual

Es verdad que vivimos tiempos de cambios inmediatos y evolución constante. En cuanto a las cartas de título y fin, esto significa que existen innumerables estilos creativos de presentar los créditos. Sin embargo, existen ciertas reglas que se suelen seguir.

Generalmente, el primero en aparecer es el director o responsable del proyecto y después aparece la producción. Tras ellos, suele incluirse el reparto o las personas que aparecen a cuadro. A esto le siguen guionistas, cámaras, dirección de fotografía, escenografía… Al final se incluyen los agradecimientos y los derechos de autor.

La duración de las cartas de título y fin dependerá del tamaño del equipo que haya participado en la producción. Lo importante es que los nombres se puedan leer y evitar en lo posible que se haga pesado.

Consejos para incorporar cartas de título y fin en tus proyectos

Evita que los créditos iniciales sean interminables. Recuerda que aún quedan los créditos finales. Los elementos que generalmente deben incluirse son:

  • Título de la obra o proyecto
  • Director o responsable
  • Productor
  • Actores o participantes a cuadro
  • Responsable de la música

Usa tu creatividad para entretener al espectador. Existen diferentes estilos que puedes usar:

  • Crea un sketch animado donde vayas presentando el nombre de los participantes.
  • Haz un videoclip introductorio.
  • Juega con las tipografías. Muchas veces basta con combinar las letras de los créditos con movimientos y posiciones poco comunes para generar un resultado impactante.
  • Utiliza animación y realidad. Este estilo es muy usado en películas basadas en cómics. Se basa en combinar fragmentos de novela gráfica con fotogramas grabados en vivo.

Por su parte, los créditos finales suelen ser algo menos “creativos”. Suelen limitarse a presentar la lista de participantes y dirigir al espectador al final del contenido. Sin embargo, también podemos tomar algunas ideas de la cinematografía:

  • Complementa el curso de los créditos con un collage de imágenes, una secuencia de motion graphics o una animación sencilla que transcurra alrededor.
  • Agrega material adicional que pueda enganchar al público. Considera imágenes o extractos que no hayas incluido en el corte final. A su vez, puedes presentar una selección de bloopers ocurridos durante la realización.

Aprovecha la oportunidad de crear impacto

En algunas obras cinematográficas, las cartas de título y fin llegan a convertirse en verdaderas obras de arte, gracias a los efectos especiales. En tus proyectos audiovisuales pueden ayudarte a generar un mayor impacto; puesto que le darán a tu contenido un valor cinematográfico que resultará estético y atractivo.

Si estás pensando en aprender cómo editar un video, ¡estás en el momento perfecto para incorporar estos conceptos a tus futuras creaciones!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.