En este momento estás viendo Producción audiovisual: descubre las 3 principales fases
Realizar una buena producción audiovisual es completamente posible. A continuación, todo lo que debes tener en cuenta para tener éxito en tu rodaje.

Producción audiovisual: descubre las 3 principales fases

5
(2)

Cada vez más personas y empresas necesitan de una buena producción de vídeo. Para lograr buenos resultados finales, es importante que toda la etapa de creación del producto esté optimizada. A continuación, te contaremos todo lo que debes saber sobre la producción audiovisual, incluyendo sus fases más importantes.

¿Qué es la producción audiovisual?

Primero, es importante mencionar concretamente qué es la producción audiovisual. Básicamente, se trata de todo aquel proceso que implica generar contenidos audiovisuales. Esto significa poder llevar a cabo la elaboración de un producto que puede tener distintos formatos.

En este sentido, tal vez el tipo más conocido de una producción audiovisual sea el cinematográfico, donde los trabajadores del área preparan un filme que luego suele estrenarse en cines. Por eso, a través de las distintas etapas de la producción, se lleva a cabo todo el plan de rodaje (Crehana, 2021). 

Sin embargo, es importante mencionar que este no es el único formato existente. En realidad, con el aumento de los servicios de contenido de los últimos años es cada vez más habitual ver distintos tipos de comunicación audiovisual, que probablemente hubiesen sido impensados años atrás.

Un ejemplo de esto se da con los youtubers, que suelen tener su propia clase de producción audiovisual para subir vídeos en esta red social. En algunos casos, una sola persona se encarga de todas las etapas del vídeo, mientras que otros tienen equipos de trabajo para subdividir las tareas (La Nación, 2020).

Por último, no hay que olvidar que también hay otros formatos muy interesantes para las distintas plataformas de streaming. Así, es común que se fabriquen novelas, series de televisión, miniseries, documentales y toda clase de vídeos que generan un aumento de la oferta de contenido (La República, 2021).

¿Cuáles son las fases de la producción audiovisual?

A continuación, te contamos cuáles son las distintas etapas que tiene la producción audiovisual:

Preproducción

Todo comienza en la preproducción. Básicamente, se trata del momento donde se plasman las ideas que luego se materializarán en un producto real. Por lo tanto, es una etapa muy relevante, ya que gran parte de estas decisiones influirán en el producto final.

Por ejemplo, en esta etapa suele generarse la idea o la temática sobre el vídeo. Sin embargo, eso no es todo: también habrá que preparar un guion, que incluirá todos los diálogos. Además, habrá que dividir el formato en escenas, con una trama lógica, coherente y atrapante. Incluso, deberías tener una propuesta estética que le dé identidad visual al producto (Universidad de La Plata, 2020).

Esta fase de la producción audiovisual puede tardar más o menos, en función de las características del producto final. Por ejemplo, un vídeo de YouTube de unos 15 minutos puede tener una preproducción de unos pocos días. En cambio, algunas películas pueden extenderse meses e incluso años.

Un ejemplo claro de esto último es Boyhood, un filme de Richard Linklater lanzado en el año 2014. Esta película tardó 12 años en crearse, ya que vemos crecer en tiempo real al protagonista. No obstante, eso no es todo: el director también fue creando el guion a medida en la que filmaba, por lo que la preproducción audiovisual se mezcló con la producción y el guion tardó mucho tiempo (Vorágine, 2021).

Además, si la producción es grande, también habrá que contemplar un buen productor audiovisual. Básicamente, será la persona que se encargue de conseguir todo lo que necesita el producto, como los actores, el acceso a las locaciones y todos aquellos recursos necesarios para el filme (LinkedIn, 2020).

Producción

Si ya has organizado toda la preproducción y tienes una idea plasmada en papel, junto con todos los recursos a disposición, ya puedes iniciar el plan de rodaje. Así, la producción audiovisual propiamente dicha comienza cuando se inicia la filmación.

Nuevamente, todo variará según las características del producto. Por ejemplo, un vídeo en YouTube donde hables a cámara probablemente tendrá una producción más corta. No obstante, todo se complica a medida en la que se introducen personajes o la duración del contenido se vuelve cada vez más extensa.

En esos casos, vas a tener que diagramar jornadas enteras de grabación, como ocurre con las películas. Es esencial una buena organización de las escenas, ya que tendrás un presupuesto estricto para respetar. Por ejemplo, si alquilaste una locación por un día, debes grabar todas las escenas correspondientes en esa misma jornada (Crehana, 2021).

Por eso, es vital también que puedas estar preparado para los posibles contratiempos. Uno de ellos puede tener que ver con la imposibilidad de plasmar en cámara aquello que habías pensado en el guion. Por ejemplo, puede que ciertas cosas que habías imaginado no queden tan bien cuando decides filmarlo.

Entonces, tendrás que improvisar o tener a mano algunas alternativas para evitar una pérdida de tiempo. De todas formas, no te preocupes: es común que el guion generado en la preproducción se altere durante esta etapa. Incluso, en algunos casos, hay frases o diálogos enteros que se improvisaron en el momento (Fotogramas, 2021).

Postproducción

La producción audiovisual finaliza con la postproducción. Se trata del momento donde todo lo filmado anteriormente se une para tener coherencia. Es decir, es el momento previo a que el contenido pueda lanzarse al mercado y llegar al público.

Por ejemplo, un pequeño vídeo para YouTube puede tener unos pocos días de postproducción. Un corto documental de unos minutos puede durar semanas, mientras que hay películas que tienen meses enteros de postproducción. Especialmente, esto puede ser muy largo si tienen muchos efectos especiales (Image Campus, 2019).

Aquí se generarán todos los efectos necesarios para que la narración tenga coherencia. Por ejemplo, la pantalla verde se transformará en paisajes que, de otra manera, serían muy difíciles de crear (Adobe, 2020). Mientras más tiempo de trabajo haya, generalmente habrá mejor calidad.

También hay que indicar que en esta etapa de la producción audiovisual puede haber cambios sustanciales. Así, los editores, en conjunto con el director, pueden recortar escenas completas y darle un giro completo a la película. Un ejemplo de esto pasó con Star Wars: Episodio IX – El Ascenso de Skywalker, donde se eliminaron escenas que se habían filmado (Tomatazos, 2020).

Consejos para tener una buena producción audiovisual

Ya conoces las distintas etapas de la producción audiovisual. A continuación, algunos consejos esenciales para que logres mejores resultados:

Planifica todo

Necesitas tener un cronograma exacto de los días de filmación, junto con todos los elementos necesarios para la producción. Si no lo haces bien, podrías sufrir retrasos que pongan en peligro todo lo que habías organizado. Aquí el productor puede ser la clave que te permita evitar todos estos contratiempos (Crehana, 2021).

Tómate tu tiempo

Esto aplica especialmente para la preproducción y la postproducción, ya que en la producción tendrás un límite. Si bien es verdad que ciertas productoras pueden presionarte para lanzar un producto al mercado, siempre es conveniente tomarse el tiempo necesario para que tenga la calidad adecuada.

Pide opiniones de terceros

Antes de lanzar el producto, deberías pedir opiniones terceras o de neutrales. Esto te ayudará a tener una visión más objetiva sobre el vídeo. Por lo tanto, en la etapa de postproducción podrás mejorar o solucionar los fallos presentes que no pudiste ver.

Conoce tu público

Por último, toda producción audiovisual necesita conocer el público al que va dirigida. Al fin y al cabo, es un producto para una audiencia, por lo que debes conocer sus gustos e intereses. Esto no significa ser complaciente o hacer fan-service, sino tener una noción de qué es lo que esperan en tu producto (Google, 2021). En definitiva, es vital que la producción audiovisual esté a la altura de las expectativas. Si lo haces bien, te sentirás orgulloso de todo el proceso realizado. Incluso, podrás mejorar todavía más los siguientes contenidos que realices.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.