En este momento estás viendo Balance de blancos: aprende a ajustarlo y saca las mejores imágenes
En fotografía, el balance de blancos nos ayuda a equilibrar los colores en el ambiente. Aquí te decimos diferentes maneras de ajustarlo.

Balance de blancos: aprende a ajustarlo y saca las mejores imágenes

Los contenidos visuales, definitivamente, dominan el ámbito digital. Junto a eso, el desarrollo de los teléfonos inteligentes ha hecho que sacar buenas fotografías sea cada vez más sencillo. Sin embargo, un buen equipo y el conocimiento técnico necesario siguen haciendo la gran diferencia. Por eso, hoy queremos hablarte del balance de blancos y cómo ajustarlo para aumentar la calidad de tus fotografías.

El balance de blancos en la captura de imágenes

Si queremos utilizar una cámara profesional o semiprofesional, hay un montón de funciones que debemos conocer. Entre ellas, una de las más importantes es el balance de blancos. Esta función nos permite equilibrar los colores básicos: rojo, verde y azul (conocidos como RGB, por sus siglas en inglés). El objetivo es hacer que la parte más brillante de la imagen sea el color blanco, y la menos brillante el negro (Jaramillo, 2020). A pesar de su nombre, en realidad afecta cómo se perciben todos los colores.

Un ajuste adecuado hará que nuestras imágenes se asemejen a la realidad que perciben nuestros ojos. Por ejemplo, si tomas una fotografía con luz natural cuando el cielo está encapotado, las fotos tendrán una temperatura de color fría, con un tono más azulado. Si lo haces con luz incandescente poco natural, capturarás un color cálido, más amarillo o anaranjado (Long, Waltz y Rivera, s.f.).

Temperatura de color

La temperatura de color es la predominancia de cierto color sobre los demás y se define en Kelvin (K). Cada fuente de luz se identifica con una temperatura de color distinta (Capture the Atlas, s.f.).

Por ejemplo, la luz de las velas y el tungsteno es muy cálida; sus valores oscilan entre 1,500 y 3,000 K. Por otra parte, la luz fluorescente se encuentra entre 4,000 y 4,500 K. Durante el día, la temperatura de color puede ser neutra (de 5,000 a 6,500 K) y se considera la mejor para exteriores (Capture the Atlas, s.f.).

Entonces, mediante el ajuste de blancos le decimos a la cámara cuál es la temperatura de color en el ambiente. De esta forma, establecemos cuál es el color blanco y, a partir de ahí, se acomodan los demás tonos de la fotografía (Jaramillo, 2020).

Cómo ajustar el balance de blancos en una cámara

El ajuste de blancos se puede configurar en cualquier cámara fotográfica digital. Normalmente, contamos con cuatro opciones para hacerlo (León, s.f.).

Modo automático

Es el menos preciso de todos. Con el modo automático, la cámara interpreta qué tipo de luz hay. Normalmente funciona bien con luces neutras. Sin embargo, si nos encontramos en un atardecer o dentro de un edificio con luz artificial, quizá no obtengamos un buen resultado.

Modo semiautomático

Esta situación nos permite preconfigurar situaciones específicas, como día nublado, día soleado, atardecer, oscuridad, etcétera. Estas preconfiguraciones funcionan bien siempre que le indiquemos a la cámara en qué situación nos encontramos. Sin embargo, si buscamos algo que no sea neutro, esta no será nuestra mejor opción.

Modo personalizado

Muchas cámaras modernas ofrecen la opción de “personalizar” el balance de blancos. Esto se logra fotografiando una superficie blanca o en gris neutro. De esta forma, la cámara determinará cuál es el color blanco en ese ambiente y podrá adecuar el resto de los tonos.

Balance de blancos en Kelvin

La opción más precisa, aunque quizá también la más complicada, es que especifiques manualmente el nivel de Kelvin. Para hacerlo bien, debes entender cómo funciona. No le indiques a la cámara el nivel que deseas obtener, sino el que presenta el ambiente. Así, la cámara lo compensará y hará el ajuste necesario.

Ajuste de balance de blancos en programas de edición

Lo mejor es ajustar previamente el balance de blancos desde la cámara fotográfica. Sin embargo, puede ser que alguna imagen no te satisfaga o no haya quedado bien capturada. También puede ser que decidas experimentar. En esos casos, puedes usar programas de edición digital como Photoshop o Lightroom. La única diferencia es el momento y el lugar en que harás el ajuste: en la cámara fotográfica, antes de tomar la fotografía, o en un equipo de cómputo, después de haberla tomado.

Ten en cuenta que si guardas tus imágenes en formato JPEG, no podrás manipularlas más adelante. En cambio, si utilizas el formato RAW, podrás hacerlo con libertad. Si utilizas el programa Lightroom, sigue estos pasos para corregir el balance de blancos (Puentes, 2022):

  1. Selecciona el balance de blancos adecuado dentro del menú desplegable que se encuentra en “Básicos”.
  2. Dentro de este menú, se encuentra la opción de “Original” y, dentro de ella, las preconfiguraciones Automático, Luz del día, Nublado, Sombra, Tungsteno, Fluorescente, Flash, A medida.
  3. También dentro del menú “Básicos”, tienes la opción de ajustar la temperatura. Si mueves el cursor a la izquierda, los colores de la imagen se enfriarán. Si lo mueves a la derecha, se harán más cálidos.
  4. Otra forma de modificar el balance de blancos es mediante el Selector de equilibrio de blancos. Utiliza el cuentagotas del menú que ya mencionamos y desplázalo a una zona de la imagen que sea de color blanco. El resto de la imagen se ajustará de forma automática.

La importancia de una buena imagen

Así como una buena elección entre los tipos de tipografía puede favorecer la legibilidad de un texto, el adecuado balance de blancos hará que una fotografía sea más agradable a la vista. Dominar los factores que influyen en cada elemento de la comunicación visual te ayudará a crear contenido más efectivo y de mejor calidad. Además, así tendrás mayor control sobre lo que deseas lograr.

Referencias bibliográficas:

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.