En este momento estás viendo Tipos de tipografía: Aprende a usarlos en tu comunicación gráfica
Conocer los tipos de tipografía ayuda a crear piezas gráficas que transmitan el mensaje que quieres. Aprende aquí a usarlas correctamente.

Tipos de tipografía: Aprende a usarlos en tu comunicación gráfica

5
(2)

¿SI LEES ESTO EN MAYÚSCULAS TE PARECE QUE ESTOY GRITANDO? ¿Y qué sensación te provoca si lo lees todo en itálicas? No siempre somos conscientes del efecto que tienen las letras en nuestra comunicación visual. No obstante, estas son decisivas para que los mensajes logren el propósito que queremos. Para entender por qué las letras transmiten diferentes sensaciones, te invitamos a leer este artículo sobre tipos de tipografía.

¿Qué es la tipografía?

Antes de describir los tipos de tipografía, es importante conocer a qué nos referimos con dicho término. Originalmente, el concepto de tipografía hacía referencia al arte de imprimir los libros. De hecho, esta palabra se conforma de los términos tipos (golpe, sello) y grapho (escribir) (Pons y Bullich, s.f.).

Sin embargo, actualmente se entiende por tipografía al conjunto de letras prefabricadas que están almacenadas de forma física o informática. Estas son utilizadas para transmitir mensajes escritos, ya sea de forma virtual o en papel, y publicaciones. Y es que al igual que ocurre con los colores, las tipografías también transmiten emociones y sensaciones.

Es común utilizar la palabra “fuente” como sinónimo de tipografía, pero eso es un error. Una fuente es el conjunto de caracteres dentro de una tipografía, que usualmente tienen un determinado tamaño y estilo. A continuación, nos adentraremos más en el cautivador mundo de las tipografías.

Los tipos de tipografía se agrupan en las llamadas familias tipográficas y han sido clasificados por muchos autores (Fuentes y Huidobro, 2004). Aquí mencionaremos algunos de los tipos más importantes:

  • Romanas: son modulares y tienen remates triangulares. Por ejemplo: Jenson y Garamond.
  • Egipcias: son cuadradas con ángulos rectos. Por ejemplo: Clarendon y Rockwell.
  • Antiguas: no tienen remates y son gruesas. Por ejemplo: Gothic y Futura.
  • Humanísticas: tienen la “e” inclinada y el espaciado entre las letras es amplio. Por ejemplo: Verona y Golden.
  • Garaldas: son inclinadas. Por ejemplo: Sabon y Goudy Old Style.
  • Reales: sus trazos son angulosos y cuadrados. Por ejemplo: Caledonia y Stone Serif.
  • Didonas: son muy reconocibles por su verticalidad. Por ejemplo: Madison y Bodoni.
  • Mecánicas: especialmente pensadas para trabajos de publicidad. Por ejemplo: Melior y Memphis.
  • Incisas: simulan letras talladas en piedra o metal. Por ejemplo: Columna y Perpetua.
  • Ornati: tiene letras muy adornadas. Por ejemplo: Thunderbird BT.
  • Geométricas: se construyen a partir de líneas rectas. Por ejemplo: Kabel y Metro.

Ramas de la tipografía

Los tipos de tipografía pueden agruparse en cuatro grandes ramas (Mejía, 2021). Conocerlos resultará ser muy útil porque así no corres el riesgo de perderte entre tantos estilos de letras. De esta forma, podrás pedirle al diseñador que te muestre familias tipográficas de determinada rama. Las ramas de la tipografía, entonces, son:

  • Creativa: explora la forma gráfica sin darle mucha importancia a la finalidad lingüística de los símbolos. Hay algunas tipografías que, por ejemplo, no tienen mayúsculas.
  • De edición: son las más clásicas y siguen las reglas marcadas por las familias tipográficas.
  • Microtipografía: se centra en el interlineado, interletrado y la marca visual.
  • Macrotipografía: se especializa en el tipo, estilo y cuerpo de los símbolos.

Importancia de los tipos de tipografía

Los tipos de tipografía, así como el tamaño, color e interlineado, influyen de manera decisiva en el mensaje (Cedec, s.f.). Su importancia es tal que son capaces de producir en el receptor un efecto u otro. Por ello, debes concebir a la tipografía como una herramienta más para transmitir ideas, sensaciones y valores. Además, es importante tener mucho cuidado cuando combinas letras con imágenes, pues deben estar alineadas para producir el mismo efecto.

En ese sentido, antes de darle el visto bueno a cualquier pieza, es recomendable probar diferentes tipos de tipografía. Te recomendamos también siempre tener muy en cuenta el producto y el receptor a quien va dirigido el mensaje.

Consejos para elegir los mejores tipos de tipografía

Ya sea para un logotipo, un cartel o una pieza audiovisual, elegir alguno de los tipos de tipografía no es tarea fácil. Por lo tanto, te ayudará seguir estos consejos (Tipografías Online, s.f.; Mejía, 2021):

  • Deber ser legible incluso en tamaños muy pequeños y no volverse borrosa en formatos muy grandes.
  • Como el color negro es difícil de leer, muchos textos utilizan el gris. Debes buscar tipografías que funcionen bien en varias tonalidades de gris.
  • Las tipografías con espacios adecuados, formas abiertas y letras claras funcionan muy bien.
  • Asegúrate de que el mensaje se pueda leer fácilmente tanto en papel como en pantallas.
  • Evita las tipografías en las que no se pueda distinguir la letra “L”.
  • Las líneas de las letras deben guiar al ojo por el texto como si se tratara de un auto que circula por una autopista despejada.
  • Determina a quién le hablarás. Si buscas crear conciencia sobre un tema, lo ideal será mostrar fuerza, por lo que podrías probar con una tipografía tipo script.
  • Estipula también cómo habla la marca. ¿Es juvenil, formal o deportiva? Esto te ayudará mucho a elegir la tipografía correcta.

Cómo combinar los tipos de tipografía con el diseño de marca

Desgraciadamente, el problema de los tipos de tipografía no se resuelve eligiendo los mejores. También debes saber cómo combinarlos para la comunicación de una marca o un mensaje (Mejía, 2021). Por tal motivo, no olvides tomar en cuenta lo siguiente:

  • Busca que la gráfica combine con la tipografía. Por ejemplo, si un logo tiene una tipografía Sans Serif y vas a diseñar un cartel en el que lo incluyas, utiliza tipografías de la misma familia.
  • Evita mezclar varios tipos de tipografía en una misma gráfica. Lo ideal es utilizar máximo dos fuentes: una para titulares y otra para el cuerpo del texto.
  • No lo tomes a la ligera. Haz las pruebas que sean necesarias para encontrar la tipografía perfecta.

Sin importar si se trata de una pieza impresa o una digital, encontrar la tipografía perfecta debe ser una de tus obsesiones. Un mensaje que no llega porque la letra no se puede leer o transmite el sentimiento equivocado es un desperdicio de tiempo y recursos.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.